Hacía la edad de 45 años, cuando ya había alcanzado todo en la Vida, reconocí un vacío en mi alma y me pregunté ¿Qué sentido tiene la Vida?

Y así empecé a buscar y buscar y llegaban a mí muchas respuestas muchos caminos que iba reconociendo y aceptado, integrando pero no llenaban el vació que sentía en mi alma. Hasta que finalmente llegó una amiga y otra amiga y otra y dí con el amigo, compañero de viaje, Maestro y hermano Félix Gracia y su mujer Carmen Blanca, amiga, compañera y hermana de Vida.

Entonces, todo lo que había ido sintiendo, preguntándome, empezó a tomar sentido y forma. La Vida tenía un sentido y empezaba a entenderlo. Y como todo había ocurrido cuando tenía que ser, ni antes ni después, sino en el momento justo. Momento muy especial e importante.

Gracias a muchas personas que habían ido dirigiéndome hacía el destino sin saberlo ni ellas ni yo, pero que estaba en el plan en especial a las hijas y la familia de sangre.

Cuando buscas de corazón la vida responde y tú vas siguiendo esa luz, ese farolillo que te resuena. Algo que resonaba mucho en mí era el mensaje de Jesús, El Cristo. De golpe comprendes todo y todo se coloca solo sin más. Maravilla de Maravillas.

Jesús, Cabalá, Jung, Félix Gracia… Seguimos creando El Reino de los Cielos en la Tierra en el Pardés. La Unión.

“La existencia del hombre, depende de la voluntad de Díos, la existencia de Díos depende de la voluntad del hombre”.

El objetivo de la Terapia es localizar las situaciones vividas, en especial desde el útero materno hasta los 7 años, que quedan registradas como «Inputs» en la psique de la persona.

Para ello se inicia la sesión con una entrevista para tener datos de la vida de esa persona, en especial dicho periodo. Y así localizar lo que supedita la vida de adulto.