mymb/ mayo 5, 2020/ niño interior

El niño interior

¿QUÉ ES EL NIÑO INTERIOR?

 

 

¿QUÉ ES EL NIÑO INTERIOR?

Como nace tu niño herido

Carl Gustav Jung, fue un psicólogo/psiquiatra, suizo que en su vida, decidió investigar, quería darles a sus pacientes
una solución a sus problemas, no solo dar su diagnóstico. Terapia analítica como Mª Yolanda Muñoz de Bustillo.

Así que investigo, filosofías, arqueología, antropología, llegando a varias conclusiones:

 

Que psicológicamente del 100% un 20% es consciente y 80% inconsciente.

Que es necesario entrar en este para solucionar cientos asuntos

Que en todo ser humano habita un potencial que tiende a la realización del Ser , al que llamó “Si mismo”

Que lo que vive realmente es este “Si mismo” en las personas.

Que las personas, hacemos realidad a “Arquetipos”, pautas de energía.

Más adelante acuño la terminología “Niño interior”, realidad psicológica diferenciada del adulto, que habita en el
inconsciente de todas las personas. Creado al recibir “imputs” en el alma de las emocionas nacidas de circunstancias
vividas desde el vientre materno hasta los 7 años aproximadamente.

Creo la escuela analítica en 1.913
Hoy en día es una filosofía de vida.

Os cuento …….

¿Cómo se crea este niño interior?

Vamos a ver.
Si alguien nos pregunta, ¿Cómo somos? , diremos varias cualidades y algunos “defectillos”. Si la misma pregunta se
la hacen a nuestros más cercanos, dirán diferentes cualidades que las que nosotros vemos ¿Alguien miente? , ¿Qué
está pasando? Vamos a ver a repasar.
Tenemos un 80% de inconsciente, ¿Qué va al inconsciente? Todo lo que reprimimos, o sea no manifestamos y lo que
“rechazamos”, lo desterramos, olvidándolo, para seguir adelante. No desaparece, se queda y tiende a salir. Por otro lado;
Tenemos un cerebro trino, descubierto en 1.960 por Paul MacLean. Cerebro Reptiliano, Límbico y córtex.
Desarrollados en diferentes etapas de la evolución del ser humano.
El primero que desarrollamos es el cerebro reptiliano; el que es más primitivo, el más básico, el más animal. Este
está en nosotros hace unos 2 millones de años. Aunque como ya sabemos el planeta lleva como unos 6 millones de
años preparándose para acogernos.
Tiene varias características; rige las funciones físicas del cuerpo, otra de ellas es la supervivencia, aun a costa del otro
y una muy importante, que almacena la experiencia.
Se desarrolla en el bebé desde el vientre materno hasta los dos años más o menos.
El siguiente que se desarrolla es el “Límbico” y este atiende a las relaciones entre las personas. Hubo un momento en
la evolución del ser humano en que nos dimos cuenta “del otro”. Un salto cuántico muy especial e importante. Le
dimos la mano al más débil, nos descubrimos en cuerpos diferentes, las mujeres y los varones y con facultades
diferentes y empezamos a apoyarnos y a descubrir que nos iba mejor en grupo que individualmente.
El tercero más nuevo de solo hace unos 40.000 años, es el neo-córtex o córtex simplemente y este nos lleva a la
integración este nos descubre como que todo está integrado y no pasa porque sí.
Nos lleva a darnos cuenta de la conexión con la naturaleza y la unión con todo.
Precioso ¿verdad?

Seguimos;
Esas preguntas que siempre el hombre ha llevado en su interior ¿Qué hago aquí? ¿Qué sentido tiene la vida? Todo esto nos lleva a empezar a comunicar a los demás, sentados alrededor de uno fuego, una parte de los miembros de la ya tribu, comunicaban a los demás lo que iban descubriendo de la vida.

Y así nacen lo que ahora llamamos filosofías. La que nos atañe más por la cercanía es la del mediterráneo.

Al sur de Siberia vivían un grupo de tribus que hablaban sánscrito y avéstico, se llamaban a sí mismos pueblo Ario.
Que en su traducción quiere decir; Justos, rectos, nobles. Este pueblo vivía con la convicción de que todo pasaba dentro del “Akhasa”, La Gran Madre o Diosa Madre. Las estrellas, El árbol, la hierba, los animales y los propios hombres vivíamos dentro de algo, que nos cuidaba proveía y cuidaba. Que era femenino, fue la era matriarcal. Así las sociedades, vivían con el sentimiento de las facultades femeninas, acogedoras, tiernas, empáticos, respetuosos con todo ya que todo está dentro de La Gran Madre que dirigía todo.

Y más adelante se descubrió que esa energía que gobernaba todo cuidándolo y proveyendo, habitaba en todo. En especial en los seres humanos. El “Si mismo” de Jung, el Buda de los budistas, El Braman supremo de los hinduistas, etc.

 

El Padre de Jesús. Entropía

El Padre de Jesús y demás. La entropía, que tiende a la complejidad. Hoy en día los científicos hablan del “Vacío cuántico”. De esto ya lo abordaremos en otro momento. Ahora solo quedaros con esto, que hay una esencia que habita todo, creando un “campo cuántico” que hace que lo que viva un ser humano, está vivido por todos.
Así de esta forma en cada ser humano que nace, revive toda la experiencia de nuestra evolución.
Qué maravilla, que especial es la vida.
Pues con estas condiciones, viene un bebe a la vida. Estamos descubriendo como se crea el niño interior.
Y ¿cómo? A través de una pareja claro!!!
Las circunstancias pueden ser múltiples; Desde que los padres estén encantados y reciban con los brazos abiertos, hasta que sea fruto de un momento puntual con un desconocido. Y estas circunstancias, ya están marcando al ser que viene al mundo. Esa esencia que la tradición ha llamado “Niño existencial” o “Divino”. Viene al mundo a tener
una experiencia. Pero se le olvida, tal y como nos recuerdan la Hinduistas. Venimos al mundo bajo “ECA” (Estado condicionado del Alma). Que es algo así como, que se nos olvida a que venimos, y nos sentimos desconectados y sentimos “miedo”.
Los padres felices o no dependiendo de las circunstancias. Se preparan a recibir al bebe.

Él bebe no sabe qué hace aquí y lo único que recuerda es a su mamá.

Trae consigo unas necesidades, físicas, emocionales y las meta-necesidades. Las físicas son básicas, alimento, vestido y cuidados higiénicos. Las emocionales, respeto, aceptación y protección. Que sin duda los padres tratan de cubrir, dando lo mejor de ellos. Son las Meta-necesidades, las que generalmente quedan sin cumplir. Estas son respeto, aceptación y protección a un nivel más profundo y sutil a la vez. La empatía de sentir que él bebe, por ejemplo depende totalmente de los padres, es indefenso ante todo incluso al comunicarse, solo puede llorar para manifestar algún dolor o carencia. Aceptación de sea como sea y del sexo que sea, él bebe, ya es amado en el corazón de los padres, sin condiciones y la protección total ante cualquier evento.

La educación comienza, no se tiene para nada, generalmente, en cuenta al bebe/niño, ni se le escucha. Sin embargo si se le dice continuamente, esto sí, esto no.

Él niño tiene unas necesidades de evolución que no se respetan. Por ejemplo en la fase de 0 a dos años, el niño descubre la vida a través de la boca. El gusto y la textura de la vida. Sin embargo los padres nos pasamos el día diciendo “a la boca no”. A continuación llega la fase del tacto. Descubriendo la vida a través de tocarla. etc.

Así que los solícitos padres se disponen a educar al niño para que se adapten y triunfen totalmente en la sociedad, sin tener en cuenta los sentimientos del niño.

El niño se adapta a lo que los padres le inculcan y va rechazando todo lo que él siente y todo se guarda en el inconsciente.

Y aquí se va creando esta realidad psicológica que Jung pasó a llamar “Niño herido”.

Los padres dan lo mejor de ellos, que por mucho que quieran no pueden cubrir las expectativas del niño, ya que ellos también son niños-heridos. Y el verdadero dolor del niño, causa de sufrimiento/culpa es la creencia de su separación con la esencia de vida.

Todo lo que rechazamos de la vida y de nosotros en especial lo que calificamos de “Cualidades” va a nuestro inconsciente. Que tiende a salir para ser reconocido por nosotros, que manifestamos la vida.

Así, si así lo sientes, me ofrezco a acompañarte en este especial viaje hacia el descubrimiento de ti.

HAY UN NIÑO EN CADA UNO DE NOSOTROS QUE GUARDA LA INOCENCIA DEL PRIMER DÍA; ALIMENTAD A ESE NIÑO PORQUE TRAE VUESTRA SALVACIÓN. EL CONOCE LA SEÑAL Y OYE EL SONIDO DEL CAMBIO; ESCUCHADLE, ESTAD ATENTOS A ÉL Y SEGUID SU IMPULSO, QUE ES EL VERDADERO.

Félix Gracia, Herederos de la Tierra

Os acompaño en la experiencia, os sanáis vosotros mismos, si queréis, al comprender la experiencia de vida que tenéis. Nadie está aquí “dejado de la mano de Dios”

Pida cita o si tiene alguna duda escríbanos por favor y sin ningún compromiso les atenderemos sin esperas.

Compartir esta entrada